Córdoba.- Las amenazas los expulsaron y su libertad les costaría 60 mil pesos, pero el objetivo se vio frustrado la tarde del lunes para Mirna, su esposo y sus dos hijos, cuando la Policía Federal interceptó el tráiler donde viajaban más de 140 migrantes.

Mirna Gutiérrez, de Guatemala, tuvo que dejar su “tiendita”, que si no le permitía tener una vida llena de lujos, al menos le generaba lo necesario para sobrevivir.

Quizá esto atrajo la atención de aquellos que les gusta vivir de lo ajeno, y comenzaron las llamadas de extorsión para exigirle 10 mil pesos, al inicio creyó que era broma, hasta el día que le advirtieron que irían por sus hijos de no cumplir con la “cuota”.

Una bebé de un año, un niño de ocho años y el temor a perderlos la hicieron huir de su País, dejando su patrimonio. 

Las Vegas era su destino, el costo era 60 mil pesos que juntaron para poder cumplir el sueño americano y poner a salvo a sus hijos.Hace cuatro días emprendieron la huida con la fe de compañía, hasta que fueron detenidos en el kilómetro 298 de la autopista Córdoba-Veracruz. El mayor temor de Mirna no es que sean deportados, pues tienen un negocio que los ayudaría a salir adelante, su miedo es que ante el intento de huir les pueda ir peor con las amenazas que recibieron, están conscientes que en su País nadie los ayudará, pues cuando acudieron a denunciar ante las autoridades no les dieron respuesta. Esperan que en este País sí los tomen en cuenta, que los escuchen y los pongan a salvo.