Nogales.- En el panteón municipal se sepultó a una persona fallecida por Covid-19, pero proveniente de otro estado, lo que derivó reforzar las medidas preventivas entre los sepultureros y para el ingreso de la población, resaltaron autoridades municipales.

Por seguridad de los habitantes, destacaron que para el entierro del cuerpo, los familiares cumplieron legalmente con su traslado, así como también la funeraria a cargo con el protocolo indicado por la Secretaría de Salud estatal.

*el tip
Prevención
En el cementerio de Río Blanco también los sepultureros han adoptado medidas preventivas por la contingencia sanitaria que existe en todo el orbe, a fin de protegerse ante un posible contagio de Covid-19.

Enfatizaron que pese a la molestia e inconformidad ciudadana, desde hace una semana se prohíbe el ingreso al panteón a más de 10 personas, además de que exige que cumplan con las medidas preventivas.

Añadieron que a raíz de la inhumación del difunto por Coronavirus y los dos casos sospechosos en el municipio dados a conocer por la Secretaría de Salud, a partir de hoy se distribuirán entre los trabajadores del cementerio overoles, cubrebocas y caretas de protección desechables.

Con respecto a la incineración de los cuerpos que ha generado dudas, aclararon que no es una indicación general, ya que en diferentes partes del planeta, como Nueva York se usan fosas, siempre y cuando se cumplan con los protocolos del manejo del cadáver, como la prohibición de velorios con aglomeración de personas y que la inhumación sea en horas tempranas.