Orizaba.- El conductor de una camioneta repartidora de agua murió prensado al chocar la madrugada de este domingo sobre la autopista Veracruz-México, en el tramo Ixtaczoquitlán-Orizaba, a la altura de la gasolinera Las Gemelas.

Hasta la tarde de este fin de semana el cuerpo no había sido identificado oficialmente, al no encontrar a la familia.

Según la razón social de la camioneta, se llamó Bernardino Calihua Monfil, sin embargo la dirección que presenta no coincide.

Se espera a que en el transcurso de las horas, el cadáver sea identificado y reclamado por sus familiares.

Por otra parte, la camioneta que conducía, una GMC, café, placas de circulación XK-63045, fue remolcada al corralón.

Es considerada pérdida total, lo cual representaría un costo de aproximadamente $25 mil.

El automotor contra el cual se incrustó es una Dodge Ram 4000, blanca, matrícula XU-81938, el cual fue enviado al corralón a disposición del fiscal del Ministerio Público Especializado en Delitos Carreteros, Sérpico, licenciado Rey Báez. Del chofer presuntamente culpable no se sabe nada, ya que abandonó el vehículo y se dio a la fuga.

Del percance se detalló que ocurrió alrededor de las 2 de la madrugada, sobre la autopista, en el carril de subida, a la altura del kilómetro 275.

El conductor fallecido ascendía atrás de la Dodge, pero a ésta no le vio los montenes de acero que remolcaba y que excedían su dimensión, por lo que inevitable se incrustó en ellos.

La muerte del repartidor de agua fue instantánea, al quedar prensado entre los fierros de la cabina.

Quienes vieron dieron aviso a las autoridades policiacas, quienes apoyados por elementos de la Policía del Estado, municipales de Orizaba y paramédicos de Capufe, abanderaron la zona.

Más tarde los socorristas cortaron el metal de la cabina para sacar el cuerpo, y el fiscal del MP dio fe.

Personal de la funeraria Gutiérrez trasladó el cadáver del conductor a sus instalaciones, en donde se espera lo reclamen.

Gabriel Lagos

El Buen Tono