Córdoba.- Al estilo del narcotráfico, 212 personas fueron asesinadas en 2019 en la zona Centro del Estado.

Aunque la cifra es menor en relación al 2018, el número de ejecuciones continúan siendo alarmantes y ha impactado gravemente en la vida de los ciudadanos.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp), reportó que en el Estado ocurrieron mil 354 homicidios dolosos con arma de fuego, de los cuales, 16 por ciento tuvieron lugar en 22 municipios de la región.

El Ayuntamiento con más narcoejecuciones fue Córdoba, con un total de 46; seguido de Fortín de las Flores, con 21 asesinatos; en tercero se ubicó Río Blanco, donde el crimen ultimó a 22 personas; Omealca reportó 13 víctimas mortales.

Atoyac, por primera vez sale a relucir como un municipio inseguro, al registrarse 12 ejecuciones; Paso del Macho, Cuitláhuac y Tezonapa reportaron 10 asesinatos cada uno; Orizaba  e Ixtaczoquitlán cerraron el año con nueve y, Atzalan con ocho casos.

A su vez, Amatlán, Nogales y Yanga culminaron con siete crímenes; Huiloapan, con seis; Acultzingo, con cinco; Coscomatepec, Mendoza, Zongolica y Chocamán, tuvieron dos asesinatos y, Cuichapa, sólo uno.

Uno de los principales motivos del número de asesinatos, dijo un Policía, es la pelea por la plaza entre miembros del crimen organizado.