La Navidad

Bruselas.- El presidente ruso, Vladímir Putin, de visita oficial en Holanda, fue recibido ayer en Amsterdam con manifestaciones contra la homofobia, desencadenadas por la ley rusa que prohíbe la “propaganda” de la homosexualidad entre los menores de edad.

El primer acto de la estancia de un día de Putin en Amsterdam consistió en una visita junto a la reina Beatriz de Holanda a la sede del Museo Hermitage en esa ciudad, en cuyos canales y calles aledañas activistas de organizaciones como Amnistía Internacional habían colocado carteles con consignas contra la homofobia, informó la agencia de noticias holandesa ANP.

Además, residentes locales colocaron en las ventanas banderas arcoiris en apoyo a los homosexuales, al igual que se hizo en varios edificios públicos de la capital holandesa.

“Nada de propaganda sobre los derechos de los gays más allá de este punto” o “No asustar al presidente Putin: mantener esta área libre de derechos humanos” eran algunos de los mensajes que se podían leer en las pancartas.

Estas manifestaciones se producen al día siguiente de que un grupo de mujeres protestase contra el presidente ruso y su sistema político al mostrar sus torsos desnudos en la Feria Industrial de Hannover (norte de Alemania) , que Putin visitó junto a la canciller alemana, Angela Merkel.

Tras el evento en el Hermitage, Putin se trasladó al Museo Marítimo, donde está previsto que se reúna con el primer ministro holandés, Mark Rutte, y participe en una cena con representantes empresariales.

Unas doscientas personas se manifestaron igualmente ante este edificio con pancartas en favor del colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales.

 

Agencia