CÓRDOBA.- Realizar emplacamientos, reemplacamientos, altas o bajas de negocios en la oficina de Hacienda del estado en Córdoba, resulta todo un viacrucis debido a la nefasta, tardía y excesivamente burocrática atención que brinda el personal a cargo de Maricela Guevara Ávalos.

Así lo denunciaron contribuyentes molestos por los engorrosos trámites. Uno de ellos dijo que tenía unos vehículos registrados en otro estado, pero emplacarlos en el estado le llevó dos días.

Narra que lo pasaron con cuatro empleados diferentes y al final todos hicieron lo mismo, revisaron los documentos, todos lo cuestionaron, todos tardaron en atenderlo y si se les atraviesa la hora del desayuno o el almuerzo, hay que esperar tiempo extra.

Con la tolerancia y complacencia de la jefa de la oficina, muchos de ellos, tienen el descaro de hacer esperar al público en general, para darle paso a que atiendan llamadas y a que pasen sus amistades o familiares a realizar trámites sin previa cita ni estar formados. Y el colmo es que la entrega de las láminas es todavía más tardado porque supuestamente van a buscarlas a la bodega. Por lo anterior los inconformes dijeron que enviarán una carta de inconformidad al titular de la Sefiplan, José Luis Lima Franco, a fin de que haga una limpia de “inútiles y buenos para nada” en la oficina de Hacienda del estado en Córdoba.