ORIZABA.- Ante el inicio del ciclo escolar 2020-2021 padres de familia en el primer día tienen la sensación de querer renunciar, mientras que los niños se sienten frustrados y aburridos de pasar más de cinco horas frente a una computadora. Además, el sistema de televisión falló, tanto en la abierta como en la de paga.

Padres quieren renunciar
Liliana, madre de Eduardo, quien cursaba el cuarto año de primaria en escuela privada, contó que terminar el curso anterior fue sumamente difícil, principalmente por las tareas que les dejaban y que eran muchas y con este inicio a clases dan ganas de renunciar.
“Como mamá que trabaja es muy complejo, pues el peque en primaria debe comenzar solo. En mi caso el horario que fijaron por zoom es desde las 08:00 hasta las 14:00 horas, y así literal de un día para otro ha sido muy difícil, pues a esta hora hay un aburrimiento atroz, ya quiere irse, ya quiere terminar y abandonar todo. Definitivamente es una experiencia nueva y compleja que representa un reto encaminados a ser autodidactas”.
Explicó que los niños que vienen de un aprendizaje presencial les cuesta mucho adaptarse a esta forma de aprendizaje, pues al cabo de una hora se aburren; además, los maestros piden descanso para ir al baño, esto toma 5 o 10 minutos, y cuando regresan el alumno ya está en otra cosa.
“Aún debo comprar audífonos porque los que tengo no funcionaron, lo tuve que sacar de su habitación porque se recostaba, ya acondicioné un espacio en la sala, tienen cámara, pero aún así es difícil porque vienen de un tiempo sin rutina y de repente todo cambió, los peques mentalmente están agotados, no hay actividades como antes, no ven a sus amigos, incluso su hábitos de alimentos cambiaron”, puntualizó.