Por: Andrés Timoteo  / columnista

NO ES EL FUTBOLISTA

 Se especula que la remoción del fidelista Pozos Castro de la presidencia del Congreso Local es porque será incorporado al gabinete del gobernante Cuitláhuac García y no faltan los entusiastas que pregonan que ocupará la titularidad de la Secretaría de Gobierno después del 15 de noviembre, tras el primer informe de Gobierno, aunque otros aseguran que será hasta pasado el primero de diciembre cuando se cumpla el primer año de la gestión cuitlahuista.

 Tal vaticinio sobre el posible relevo del actual secretario de Gobierno, Patrocinio Cisneros no es nuevo, se ha venido manejando desde hace tiempo, pero el tipo es un hueso duro de roer y se aferra con garras y dientes al cargo, el más importante que ha tenido en su vida, y porque removerlo será frenar sus aspiraciones políticas y los negocios que hace al amparo del poder. No será fácil que el cuitlahuismo se libre de él, salvo que la orden haya venido desde el altiplano. Ya se verá.

 Por lo pronto, el reacomodo en el Congreso Local se completa con el nombramiento de Alexis Sánchez García, que no es el futbolista chileno famoso por ser el integrante del Inter de Milán porque aquel sí trabaja sino el diputado por Zongolica, como coordinador de la bancada del PRD-Movimiento Ciudadano que solo tiene tres integrantes, Kristel Hernández e Ivonne Trujillo.

 El tezonapeño salió de la Vicepresidencia de la Mesa Directiva y fue acomodado como dirigente de un mini grupo que antes lideraba la misma Kristel Hernández Topete. Por cierto, se decía en una columna anterior que Sánchez García es uno de los diputados de la zona Centro sin resultados legislativos encomiables y así es. Él preside una de las comisiones especiales más importantes para la región, la de la Industria Azucarera, Alcoholera y Derivados, y no ha hecho nada a favor de quienes dependen de ella.

 Basta checar el sitio web sobre dicha comisión para comprobar que ¡está vacío! No hay una sola sesión o actividad realizada en todo un año legislativo a favor de dicha agroindustria que es el motor económico de decenas de municipios, especialmente del corredor central donde se ubican nueve ingenios, la cuarta parte de los 38 que operan actualmente en toda la entidad. El tezonapeño se la pasó holgazaneando todo el año.

 En la fracción parlamentaria del PAN hasta ayer estaba el jaloneo para definir a su coordinador pues mientras se propuso cambiar al analfabeta Sergio Hernández por Omar Miranda, también xalapeño, exregidor del Ayuntamiento local y exdirigente provisional del partido, otros diputados se opusieron y exigen que el nombramiento se haga por votación de cada uno de los 13 integrantes de la bancada.

En este contexto, hay que destacar que por más que negoció con Morena para llegar a la mesa directiva, la comapeña Nora Jessica Lagunes Jáuregui fue ignorada. En realidad, ningún panista fue incluido en los encargos directivos del Congreso Local, pero la diputada por Huatusco se auto promovió desde semanas previas porque actualmente es una de las panistas de membrete pues en realidad obedece y opera para la “Cuarta Transformación”. Obvio, por su obsequiosidad no la toman en serio.

DE UN BELITRE A OTRO

 El entrampamiento para elegir al nuevo Coordinador Parlamentario del blanquiazul se desprende por el cambio en el comité estatal pues la Comisión de Justicia del Consejo Nacional del PAN desechó las impugnaciones del tuxpeño José Mancha Alarcón y ratificó al exalcalde de Tantoyuca y exsecretario de Desarrollo Agropecuario, Joaquín Guzmán Avilés como ganador de los comicios internos extraordinarios de ese instituto.

Guzmán Avilés, a quien apodan “El Chapito” por ser homónimo del capo del Cártel de Sinaloa, tomará posesión del comité directivo estatal hoy miércoles, según ha anunciado, aunque la impugnación de su triunfo seguirá en los tribunales electorales, primero el estatal y luego el federal, porque se necesitaba la validación del CEN panista para que se recurriera a las instancias jurisdiccionales.

 El nuevo dirigente panista es, como todos saben, del grupo contrario al yunismo que lidera el exgobernador Miguel Ángel Yunes, pese a que ambos fueron aliados durante muchos años. Aun así, Guzmán Avilés deberá negociar con los yunistas para mantener a flote el partido con miras a las elecciones intermedias del 2021.

No es un secreto que el tantoyuqueño fue apoyado por algunos sectores de Morena y desde el Gobierno estatal para tratar de acotar la influencia política de Yunes Linares, y para hacer del PAN una oposición de terciopelo a fin de facilitar el triunfo del morenismo en elecciones venideras. Entonces, las aguas seguirán agitadas al interior del panismo y ya están en puerta nuevas batallas por la renovación de comités directivos municipales y, por supuesto, para la selección de candidatos en menos de dos años.

 Hay que decirlo, la elección interna del panismo estuvo encorsetada entre dos impresentables porque Guzmán Avilés es un pactista con los marrones -y será un servidor de los mismos- y Mancha Alarcón hizo todo tipo de negocios  al amparo del poder en el bienio anterior. Así, la dirigencia panista en Veracruz pasó de un belitre a otro.

 El comité estatal que encabezará “El Chapito” Guzmán está integrado por el exalcalde de Tierra Blanca, Tito Delfín Cano, la exdiputada local y exfuncionaria estatal, Ana Cristina Ledezma, el sureño Germán Yescas Aguilar, la orizabeña, Carmen Escudero Fabre, Arturo Calderón Lara, Rigoberto Aguilar Zarate, Ethel González López y Eliza de Aquino Pardo, está última exregidora cordobesa y posición del exdiputado federal por Huatusco, Víctor Serralde Martínez -o como se llame en realidad ese señor-.