Los estadounidenses que regresan a casa luego del feriado por el Día de Acción de Gracias enfrentaron nuevas medidas contra el covid-19 en todo el país el lunes, al tiempo que funcionarios de salud se preparan para un desastroso empeoramiento en la propagación del coronavirus a nivel nacional debido a las reuniones el largo fin de semana.

El condado Los Ángeles impuso una orden de confinamiento en casa para sus cerca de 10 millones de habitantes, y el condado Santa Clara, en el corazón de Silicon Valley, prohibió las actividades deportivas a nivel secundaria, universitario y profesional, y decretó una cuarentena para aquellos que viajaron más de 241 kilómetros (150 millas) fuera del condado.