México, D.F.- Ajaccio se ha convertido en un experto en hacer sufrir a sus aficionados que al menos esta tarde pudieron disfrutar de un triunfo 4-2 ante Toulouse en calidad de visitante, no sin padecer sustos hasta el último suspiro.

Guillermo Ochoa comandó a su equipo a la victoria gracias a las atajadas en el Stade de Toulouse justo cuando el vendaval púrpura arreciaba sobre su cabaña a los 52 y 53 minutos de juego.

El arquero mexicano empleó sus reflejos para evitar el gol de Franck Tabanou, quien con una media vuelta en el área buscaba anidar el esférico y que hubiera significado un empate a dos goles.

Ese momento cambió el rumbo del encuentro porque en la siguiente oportunidad clara para los Osos de Córcega terminó en gol de Diarra para anotar el 1-3 momentáneo y encaminar el triunfo al 65’.

El duelo comenzó con un autogol de Anthony Lippini al 8’. Pese a que Memo Ochoa le gritó que no tenía marca para bajar el balón y despejar con calma, el zaguero prefirió regresar de cabeza y sin proponérselo superó a Ochoa para el 0-1.

Mientras Lippini fue la sombra del cuadro de Córcega, el lateral Samuel Bouhours fue el motor en media cancha. Al 15’ mandó un disparo que rechazó el arquero Ali Ahamada y que Frederic Samaritano aprovechó para poner el 1-1.

Chahir Belghazouani acompañó la jugada y aprovechó el regalo para poner el 1-2 momento antes de que aparecieran las atajadas de Ochoa, que por momentos sólo era testigo del empuje rival.

Al 72’ Aymen Abdennour se encontró habilitado en el área chica tras una jugada de tiro de esquina y solo ante el arquero del Ajaccio definió el 2-3.

Sin embargo, con un contragolpe en el último minuto de juego, Belghazouani definió para llevarse los tres puntos y conseguir el 2-4 final; con este resultado el Ajaccio llegó a 14 unidades.

 

AGENCIA