El impacto global de la pandemia de coronavirus reducirá este año la emisión de dióxido de carbono (CO2), uno de los principales gases de efecto invernadero, pero no aplacará la crisis climática a menos que el mundo impulse una recuperación “verde” para superar la devastación de la COVID-19, advirtió hoy la ONU.

“Como resultado de la reducción de viajes, la menor actividad industrial y la menor generación eléctrica este año debido a la pandemia, se prevé que las emisiones de dióxido de carbono caerán hasta un 7 por ciento en 2020″, indicó en un informe el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), con sede en Nairobi.