• Libera a policías acusados de desaparición forzada

XALAPA.- Un juez de Veracruz liberó a dos ex policías que laboraron en el gobierno de Javier Duarte, tras permanecer tres años en prisión, señalados de desaparecer y asesinar a Carlos David Bautista López. 
El crimen, cometido el 15 de septiembre de 2015, evidenció el fenómeno de las desapariciones forzadas en la administración duartista, sentenciado por asociación delictuosa y lavado de dinero. 
La víctima de 31 años fue privada de su libertad en Xalapa. De acuerdo con información vertida en la carpeta de investigación UIPJ/DXI/15/174/2015, al menos siete policías cometieron este agravio por instrucciones de Óscar Sánchez Tirado, entonces director de Prevención y Reinserción Social en Veracruz. 
Por estos hechos el 20 de septiembre de 2017 fueron detenidos y posteriormente vinculados a proceso Óscar Sánchez Tirado y siete policías que permanecían activos (escoltas de Sánchez Tirado). Sin embargo, el proceso judicial fue repuesto en dos ocasiones, por amparados promovidos por la defensa de los acusados. 
En la primera audiencia, en 2017 todos fueron vinculados a proceso por la jueza Alma Aleida Sosa Jiménez y, en 2019, ocurrió lo mismo, esa vez por decisión del juez Francisco Javier Hernández Lima. Este 30 de septiembre se llevó a cabo, por tercera ocasión, la audiencia inicial, en el proceso penal 214-2017, donde el juez de control, nuevamente Francisco Javier Hernández Lima, decidió no vincular a proceso a los ex policías Rafael Meza Reyes y Carlos López Landa. 
Determinó que los datos de prueba aportados por la FGE no fueron idóneos ni suficientes para vincular a proceso, pese a que esos datos fueron aceptados para vincular a proceso a los ocho detenidos en 2017 y 2019, respectivamente.  
El ex policía Rafael Meza es mencionado en declaraciones como el autor material del asesinato; Carlos López habría guardado la moto del asesinado.

*el tip
Está más que visto que no hacen falta más policías, lo que hace falta es que pare la impunidad con la que actúan los jueces y fiscales, quienes liberan a cuanto delincuente es atrapado y queda a su disposición, que por un ‘moche’ les abren la puerta giratoria para que regresen a las calles a delinquir, señaló un abogado que presenció la audiencia.