La Navidad

ORIZABA.- Debido a que se encuentra cerrado por la contingencia sanitaria a raíz del COVID-19, el centro de la ciudad se ha convertido en un pueblo fantasma, así lo dieron a conocer comerciantes del Centro de la ciudad.
Mencionaron que la mayoría de locales cierra antes de las 17:00 horas, pues la ciudadanía tanto orizabeña como la que proviene de otros municipios a adquirir algún producto ya no se acerca, por lo que se convierte prácticamente en un desierto.
Comentaron que desde que instalaron las vallas las ventas han descendido considerablemente, por lo que han tenido que recortar su horario de atención al público, aunado a que por la tarde ya no hay clientes circulando.

*el tip
‘Ni alma se ve’
Tal pareciera que existe “toque de queda” porque pocas personas se atreven a salir de sus casas; temen contagios.

La actividad económica se desarrolla desde muy temprano en las instituciones bancarias y al paso de las horas los establecimientos comerciales van aperturando, dependiendo el giro comercial y las ventas que estén teniendo.
En los accesos sólo se puede observar a los elementos de la Policía Municipal custodiando las entradas; sin embargo, en otros se encuentran completamente cerrados debido a que nadie transita por las calles y menos a esa hora.
Esperan que la situación pase lo más pronto posible, pues las ventas se han desplomado y temen que de continuar de esta manera cierren de manera definitiva; cabe mencionar que algunos comercios decidieron cerrar en lo que resta del mes, pues saben que el contagio más alto se espera en las próximas semanas.