• Gobierno municipal fallido

ORIZABA.- Con semáforo en rojo, en alerta máxima y al borde del colapso hospitalario, los orizabeños han relajado las medidas de restricción y los casos positivos aumentan rápidamente.
Lo anterior evidencia un gobierno fallido al que nadie respeta y sus disposiciones son como un cero a la izquierda. Desde muy temprana hora, este lunes se observó por las principales calles y avenidas de la ciudad, una intensa movilización de unidades automotores, así como de transeúntes.
Con excepción del uso de cubrebocas por parte de las personas, pareció un día normal de actividades. Comercios, bancos, tiendas de telefonía y de pago de servicios como agua, luz e internet, abarrotadas. El quédate en casa es letra muerta. Las personas están confiadas y en altísimo riesgo de contagiarse, pero las autoridades municipales no han endurecido las medidas a pesar de que el gobernador llamó a los alcaldes a implementar acciones severas para reducir la movilidad al máximo en las ciudades.