• Caravana de migrantes se disuelve

CÓRDOBA.- Aunque ya se disolvió la caravana de migrantes centroamericanos que iban a pie hacia los Estados Unidos y que pasaría por México, la Iglesia Católica sigue solidarizándose con los
indocumentados.
El sacerdote Andrés Julián Verónica Fernández, encargado de la Pastoral Social de la Diócesis de Córdoba y fundador de la agrupación “Vive Migrante”, dijo que la sociedad debe ser sensible y siempre ayudar a quien más lo necesite.
“Nosotros estamos con la misma intención de siempre, de ayudar a quien lo necesite; sabemos de antemano así diferentes situaciones que se viven en los países de Centroamérica, de pobreza, violencia y total descomposición social, que orillan a los hermanos a buscar una mejor calidad de vida, sea manipulados o no ellos, quieren vivir mejor”, comentó.
Dijo que siempre habrá grupos que quieran aprovechar la necesidad de nuestra gente para otros fines, pero eso no impide que la misericordia de Dios se haga presente por medio de nuestra comunidad eclesial.
De continuar el paso, solicitarán apoyo a los diferentes grupos pastorales, a fin de lograr ayuda alimentaria y apoyar a estos migrantes.
“Debemos extremar nuestras medidas sanitarias, pero eso no nos impide mostrarnos hermanos y solidarios con ellos, pues de igual manera nosotros podemos contagiarlos. La pandemia no es obstáculo para ayudarnos y tender mano al hermano, al contrario nos debe ayudar a mostrar nuestra parte más humana”.