ads

ORIZABA.- El obispo de la Diócesis de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino, manifestó que la emergencia sanitaria provocada por la pandemia del SARS-COV-2 es una oportunidad para que la comunidad crezca en la relación más cercana de familia, en la responsabilidad, la organización de la sociedad. 
En el marco de la misa dominical de la solemnidad de la Ascensión del Señor, en su mensaje a la comunidad, el obispo resaltó que a propósito de esta celebración y ante la solicitud de las autoridades de Salud para que la población se quede en casa marca también una ausencia, misma que crea esperanza para cuando las familias se vuelvan a ver.
Reconoció que aún hay “muchos, que todavía no acaban de entender esta parte tan importante para poder controlar esta crisis de salud que tenemos”, quedarse en casa para prevenir los contagios.
Sin embargo, “nada ni nadie nos puede impedir a los cristianos de crecer, la Ascensión es subir, es crecer con el Señor Jesús y la pandemia es incluso una oportunidad para que nosotros podamos crecer y ya estamos creciendo en el amor, en la esperanza, en la relación más cercana con la familia”.
También, “en la reflexión de cuál es nuestra responsabilidad y cuales son las cosas que tenemos que organizarnos como sociedad para que las cosas que están sobre nosotros, podamos tener la manera de organizarnos para enfrentarlas adecuadamente y lo que nos corresponda que se haga con la adecuada respuesta que se nos pide, es decir, todo nos tiene que ayudar a los cristianos a crecer”.  

*el tip
¿Sabías que…?
Este domingo la Iglesia Católica celebró la solemnidad de la Ascensión del Señor.

ads