Superiberia

Mariano Escobedo.- Un delincuente fue abatido por elementos de la Policía Municipal, durante un enfrentamiento que se registró la tarde de ayer en la cabecera municipal, entre los preventivos y el sujeto, quien fue sorprendido cuando viajaba a bordo de una motocicleta.

También, perdió la vida Rufino “N”, de 27 años de edad, segundo comandante, de dicha corporación, quien recibió un disparo en la cabeza por parte del delincuente, que logró huir tras subir al techo de varias viviendas; sin embargo, fue neutralizado minutos después por los policías. 

El hecho provocó la movilización de personal de la SSP del Estado, Fuerza Civil y de la Policía Ministerial Acreditable, quienes por tierra y aire, con el apoyo de un helicóptero de la Policía Estatal, situaron el lugar para evitar que el delincuente escapara. 

UBICAN A MALANDRO

Reportes oficiales señalan que estos hechos ocurrieron ayer a las 13:00 horas, cuando personal de la SSP Municipal, que realizaba recorridos de vigilancia, ubicó a un joven de unos 30 años de edad que viajaba en una moto marca Yamaha de color rojo, matrícula SFJ6D.

Al ver la presencia de los uniformados el presunto se dio la vuelta para tratar de huir, por lo que dio pie a una persecución que se extendió hasta las calles de Guadalupe Victoria y Francisco Villa, lugar en donde el malandro se refugió dentro de una casa de dos pisos.

Fue desde ahí que el sujeto disparó a los oficiales, logrando matar de un tiro en la cabeza a Rufino “N”, para enseguida huir del lugar a través de las azoteas de las casas para evitar la acción de la Policía, quienes pidieron el apoyo de más personal. 

Poco después, el sicario fue privado de la vida por los “genarizos” marianenses dentro de una propiedad que se ubica sobre la avenida Orizaba, a unas cuadras de donde quedó tendido el cuerpo del segundo Comandante, quien murió prácticamente al instante. 

Una vez controlada la situación, arribó al lugar personal de la Fiscalía Regional y de la dirección de Servicios Periciales para llevar a cabo el levantamiento de los cuerpos, en medio de una fuerte presencia de policías preventivos y de vecinos que observaban expectantes. 

Vecino