Región.- La colocación de cruces y lienzos morados y rojos en las puertas de casas como signo de meditación de la Pasión y Muerte de Jesucristo, fue la forma en que católicos vivieron el Viernes Santo, ante la suspensión del Viacrucis en las parroquias por la pandemia de Covid-19.

La expresión latina “Viacrucis”, significa “camino de la Cruz”, el mismo que recorrió Jesucristo durante su Pasión, desde el Pretorio de Pilatos hasta el Calvario; se trata de una antigua tradición en la Iglesia Católica que se remonta al Siglo IV, cuando los cristianos iban en peregrinación a Tierra Santa.

El recorrido de las 14 estaciones del calvario que vivió Jesús antes de morir en la cruz, como lo narra la religión católica, es una de las conmemoraciones más significativas de la Semana Santa, la cual ayer se vivió de forma histórica; en todas las parroquias se realizó a puerta cerrada.

Ayer, el Viernes Santo fue tranquilo, ante la cancelación del extenso Viacrucis que año con año realizan los fieles con fe bajo los rayos del Sol. Las iglesias del Sagrado Corazón, de Río Blanco; San Juan Bautista, de Nogales; Santa Rosa de Lima y San Pedro Apóstol de Maltrata, estuvieron vacías.

En la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, de Río Blanco, a las 11:00 horas vía Facebook se transmitió el rezo del Santo Víacrucis y al término se llevó a cabo la meditación de las Siete Palabras de Jesús, el evento religioso estuvo a cargo del sacerdorte Helkyn Enríquez Báez. A las 18:00 horas se llevó a cabo la celebración de la Pasión del Señor.