• Dejan solos a activistas 

ORIZABA.- Hay un temor generalizado en la sociedad, la población prefiere quedarse callada aunque sea testigo de hechos ilícitos, indicó el presidente del Consejo Intermunicipal de Ambientalistas (CIMA), Graciano Illescas Téllez, tras el asesinato del integrante del proyecto ecoturístico de La Mancha Adán Vez Lira. 
A título personal, mencionó que “normalmente, lo que la gente hace es quedarse callada y es precisamente a partir del temor. Yo siempre he dicho que nuestro país está postrado ante la delincuencia por ese miedo que nos mantiene silenciados, apáticos, tomando demasiadas precauciones, pero yo en lo particular sí trato de hacer a un lado el miedo”.

*el dato
Asesinar a activistas es una forma de someter al pueblo para que los poderosos puedan pasar sobre sus derechos y obtener grandes beneficios sólo ellos, manifestó indignado un ciudadano que se encontraba en el parque.

Destacó que para el defensor ambientalista es más peligroso cuando se enfrenta a empresas con vínculos con la delincuencia organizada “y si las existen, es notable a nivel nacional” y hay libros que lo han documentado, en temas como la extracción de materiales precioso y con gran valor.
Indicó que afortunadamente en el caso de la zona protegida del Pico de Orizaba y debido a que se conocen unos a otros “hay cierto margen para la tolerancia mutua”, sin embargo, siempre será una solicitud reiterada la presencia de las fuerzas armadas y también para que las personas que están en la ilegalidad hagan conciencia y empiecen a buscar actividades que estén en el marco del derecho.
“Si están la ilegalidad la gente que tala sin tener las autorizaciones de Semarnat, se les propone que tengan una transición y pasen de la ilegalidad a actividades económicas lícitas, y apela uno mucho a lo más importante que tenemos y que es la familia, los hijos y las futuras generaciones y es siempre como un llamado”, relató.