Córdoba.- Miguel Ángel Solís seguirá al frente de la Dirección de Tránsito, hasta que Óscar Barquet Viñas informe si podrá o no retornar a su cargo, así lo señaló el alcalde, Francisco Portilla Bonilla.

En cuanto a la supuesta investigación federal en contra de Barquet Viñas, el mandatario municipal aseveró que para él todo mundo es inocente, hasta que se demuestre lo contrario.

“Es lo que señala nuestra Constitución, yo no sé si él tenga algún problema o no, a mí ninguna autoridad me ha pedido alguna información, yo estoy a la espera de que él se sienta bien y nos avise cuándo regresará” abundó. 

En cuanto al amparo promovido por el aún Director de Tránsito y Vialidad Municipal, Portilla dijo no saber nada al respecto, “No sé nada de eso, además él (Barquet) no tiene por qué comentarme, imagínate si los mil empleados del ayuntamiento me avisaran lo que hacen o que me digan si fueron citados al Ministerio Público o si la mujer les pegó, yo estoy inmerso en el trabajo administrativo del gobierno municipal”.

Portilla Bonilla, afirmó que de estar amparado Óscar Barquet, esto no  será ningún impedimento para que retome su cargo como Director de Tránsito. “Cualquiera se puede amparar y puede seguir trabajando, es una garantía que las leyes mexicanas nos otorgan, nosotros no tenemos por qué prejuzgar”, dijo.

Explicó que de vencerse su permiso de diez días y no tener alguna respuesta de Barquet Viñas, se procederá a tomar una decisión, señaló que Barquet  sigue generando su sueldo, y podrá cobrarlo cuando regrese, yo no puedo suspenderle el sueldo, menos si está enfermo”, detalló.

Reiteró que el asunto es que Barquet no puede viajar, porque el doctor le detectó un problema en el corazón, y necesitaba reposo por diez días.

 

EDITORIAL: Qué se puede esperar de un presidente municipal que defiende a un delincuente, quien tiene en cuidado el orden a un ex convicto, pero eso pasa cuando una ciudadanía y sus Cámaras no dicen nada, ya que lejos de hacerlo renunciar sólo se quedan agachados, calladitos, por si acaso los eligen de candidatos para la presidencia municipal. Se sabe que las Cámaras son trampolines de oportunistas, para obtener cargos públicos y de “lame botas”, de la actual autoridad de la ciudad.  Por qué la Cámara de Comercio se queja de que Juan Lavín y Portilla nunca hicieron licitación para comprar papelería, o el mantenimiento de los vehículos oficiales, pero sí los invitaban a eventos y nunca se quejaron de frente, ni mucho menos nadie alzó la voz para denunciarlos o exhibirlos a los medios, o se niegan a declarar como en el caso del actual presidente de la Canaco, Angel Fernando Calleja.