Córdoba.- A pesar de que el alcalde Francisco Portilla Bonilla conoce que dentro de la Policía municipal existen 65 oficiales que reprobaron los exámenes de confiabilidad, se han negado a despedirlos, violando de esta forma el programa del Subsidio para la Seguridad Pública Municipal (Subsemun).

El pasado miércoles, el director general del Centro de Evaluación y Control de Confianza, Alberto Vargas González, acusó al municipio de mantener en nómina a 65 oficiales que no acreditaron los exámenes.

Este jueves, el Síndico Único, Luis Díaz Barriga, admitió que dentro de la Policía municipal 65 uniformados no aprobaron los exámenes de confiabilidad, pero justificó, no pueden ser despedidos porque hay un déficit de policías en la ciudad.

Explicó que las condiciones de presión en que se evalúan, ante el déficit de elementos que se presenta en la corporación, al dar de baja a los 65 policías que se mencionan, se quedaría sin policía la ciudad y sin seguridad.

Debido a que se pone en riesgo la permanencia del Ayuntamiento cordobés en el programa del Subsidio para la Seguridad Pública Municipal (Subsemun), el síndico dijo que no han tomado todavía una decisión acerca de qué vamos a hacer con los elementos que no han cubierto su examen.

Recordó que actualmente se cuenta con un total de 280 elementos en la corporación, cuando se requieren al menos 340 oficiales para brindar mejor seguridad a la ciudadanía, sin embargo, el desinterés de la población para ser policía ha impedido abatir este faltante de la Policía municipal.

“Esos policías reprobaron los exámenes de confiabilidad ante el Centro de Evaluación de Control y Confianza, pero  no están involucrados en casos de corrupción ni adicciones; son temerarias las declaraciones de Alberto Vargas González, director general del Centro de Evaluación y Control de Confianza, pues los elementos no acreditaron la certificación”, agregó.

Apuntó que acatarán las normas y los lineamientos que se establecen conforme a la ley, pues esta administración quiere que haya una policía confiable, que los ciudadanos confíen en su policía y no es una labor solamente del municipio, es una labor de los tres niveles de Gobierno.

Por su parte, Portilla -el alcahuete de Lavín- responsabilizó al Centro de Evaluación y Control de Confianza de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de no apurarse en la evaluación de los policías a pesar de que su administración les está pagando para eso.

El munícipe garantizó que la certificación de los policías municipales se está haciendo en tiempo y forma y se cumplirá con ella al cien por ciento.

Durante la inauguración de  la muestra de ofrendas que se exhibe en el Centro Cultural Municipal, el alcalde dijo que su Gobierno ha cumplido con la  evaluación de los elementos.

El munícipe aseguró que hasta el momento no han recibido ninguna notificación en ese sentido, por lo que la autoridad municipal dijo continúa trabajando en la evaluación de sus elementos. 

Insistió en que todos los oficiales van a ser certificados en el tiempo en que el Centro de Evaluación y Control de Confianza pueda, porque su administración está pagando para ello.

“Nosotros les estamos pagando para que lo hagan, pero no tienen el tiempo (…) se dará cumplimiento con la evaluación de la totalidad de los elementos que integran la Policía municipal”, agregó.

Sin embargo, dijo que se trabajará para que los elementos en su totalidad sean evaluados y certificados para permanecer en el cargo que desempeña como miembros de la policía local.
 

Miguel Ángel

Contreras Mauss

El Buen Tono