La Unión Europea lamentó el lunes el anuncio de Irán de que ya no cumplirá sus obligaciones nucleares, pero reiteró su determinación de mantener vigente un pacto internacional que impide que la República Islámica desarrolle armas atómicas.

El acuerdo nuclear de 2015 se halla en la cuerda floja desde que el presidente estadunidense, Donald Trump, lo abandonó unilateralmente, lo que detonó sanciones que han afectado la moribunda economía de Irán.

Desde entonces, Teherán ha retirado gradualmente su compromiso con el trato.