Monterrey.- Debido a que ni el etiquetado vigente ni el de advertencia que está por entrar en vigor informan y orientan realmente al consumidor, la Asociación Mexicana de Etiquetado Nutrimental, Capacitación y Emprendimiento (AMEENCE), propondrá otra alternativa.

De acuerdo con Mariana Curiel, directora del organismo, se trata de uno nuevo que no confundirá, sino que realmente orientaría a los compradores de productos, y que incluye investigación propia, como un poco de las mejoras que han detectado en etiquetas de alimentos de otros países, así como recomendaciones de organismos mundiales.

La AMEENCE, integrada por ingenieros y químicos en alimentos, así como nutriólogos, no buscará basarse en el etiquetado implementado en Chile, porque confunde y genera miedo, sino que dará detalles de cómo leer una tabla nutrimental.

“Actualmente estamos trabajando con institutos de Gobierno, centros de investigación y la misma sociedad, invitando obviamente a la industria, en un nuevo modelo de etiquetado que sabemos que sí va a ser la solución porque educa, también tiene un etiquetado de advertencia, pero no basado en el miedo”.

Curiel refirió que desde antes que se aprobara el etiquetado con octágonos de advertencia, tocaron puertas con legisladores, pero la respuesta fue que iban por el modelo chileno.

“Nosotros tomamos lo mejor de cada etiquetado de los mejores que hay en el mundo, aunque no hay etiquetado perfecto, cada uno tiene sus áreas de oportunidad”, dijo.

Después analizaron cómo implementarlo en México y entre la parte informativa que incluirán es que elaborarán porciones similares en productos de las mismas categorías, no como sucede con el que entrará en vigor, que a todos los estandarizó basados en cantidades iguales, 100 gramos y/o 100 mililitros.

“Una de las diferencias del que va a entrar en vigor es que la única palabra que figura en la etiqueta es ‘exceso de..'”, agregó.

“Nosotros tenemos bien definidos criterios nutrimentales con leyendas como ‘bajos, reducidos, moderados y/o altos en’, ‘consúmalo una o tres veces por semana'”.

También precisó que otro organismo casualmente hizo una investigación y propuesta similar, y van a unir esfuerzos.

“Seríamos un equipo más grande para implementar un etiquetado más completo, que no sea una copia barata de otro país, sino que sea estudiado para México y sus necesidades actuales”, aseveró Curiel.