En la Ciudad de México donde cada vez son más frecuentes las marchas para protestar contra la violencia hacia las mujeres y donde las pintas a los monumentos se han vuelto una constante, el diputado local de Morena, Nazario Norberto Sánchez, propuso como solución: “sancionar hasta con 36 horas de trabajo en favor de la comunidad, a quien dañe muebles o inmuebles públicos y privados derivado de marchas y actos vandálicos”.

La iniciativa que presentó en la sesión virtual del pleno, propone reformar la fracción V del Artículo 29 de la Ley de Cultura Cívica, para que lleve a cabo 36 horas de trabajo comunitario quien cometa la acción de “Dañar, pintar, maltratar, ensuciar o hacer uso indebido de las fachadas de inmuebles públicos o  de particulares, sin autorización de éstos, estatuas, monumentos, postes, arbotantes, semáforos, parquímetros, buzones, tomas de agua,  señalizaciones viales o de obras, puentes, pasos peatonales” entre otros.