• Habitantes de la Sierra
  • Acusan a la alcaldesa de Calcahualco de ser cómplice del delito e indiferente al problema

Calcahualco.- Habitantes de la Sierra se manifestaron en el Palacio Municipal para exigir a la alcaldesa, Guadalupe Carrillo, que le ponga un alto a la tala clandestina, de la que acusaron, es cómplice.
Los quejosos afirmaron que la funcionaria no sólo es indiferente al problema, sino que consiente el corte de árboles en el Parque Nacional Pico de Orizaba, al grado que le ha pagado bebidas alcohólicas a los taladores, que se sienten respaldados por las autoridades locales.
Fueron habitantes de Nuevo Jacal y Tlacotiopa quienes solicitaron una audiencia con la presidenta municipal. Después de varias horas de espera fue su esposo, Espiridión Rosas, quien se entrevistó con ellos, porque la edil tenía asuntos más importantes que atender.
“A la señora no le interesa lo que pasa en el municipio, ya lo dejó en claro aquella vez que las personas tuvieron que bloquear la autopista, aún así se apareció hasta que lo consideró necesario”, acusó uno de los manifestantes.
Los inconformes terminaron por ser atendidos por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Fuerza Civil, aunque los campesinos tampoco quedaron conformes y decidieron trasladarse a la Fiscalía de Huatusco. Al final se les aseguró a los quejosos que se reforzará la presencia policiaca en las comunidades y que se implementarán operativos sorpresa para intentar frenar la tala clandestina que existe.

*el tip
Realidad

Aunque corporaciones de Seguridad afirmaron que realizan operativos, en realidad los habitantes de las comunidades que se dedican a la tala, ni siquiera las dejan ingresar a los poblados.