CDMX.- Por falta de información y de medidas oportunas por parte del Estado para enfrentar el Covid-19, muchas comunidades indígenas del país podrían estar ante las puertas de la catástrofe, debido a que la pandemia agudizará los problemas y desigualdades en estos pueblos, advirtió un estudio elaborado por diversas organizaciones civiles.

En el informe Situación de las comunidades indígenas y equiparables ante la emergencia sanitaria por el virus SARS-CoV-2, colectivos como Fundar, Serapaz y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, entre otras, advirtieron sobre las consecuencias de no generar estrategias integrales para prevenir y atender los brotes de Covid en localidades indígenas.

Tras realizar un estudio en 56 comunidades de 12 entidades, los autores del análisis documentaron que, del total de indígenas contagiados por el coronavirus, 35 por ciento tuvo que ser hospitalizado por tener comorbilidades como hipertensión, diabetes, obesidad, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y tabaquismo, lo cual deja ver que este sector vive en condiciones de salud desfavorables.

Los investigadores destacan que40 por ciento de las personas que viven en zonas rurales –muchas de ellas indígenas– tiene más de 60 años, además de que 17 por ciento se encuentra en pobreza extrema.

En lo que se refiere a las medidas de prevención contra el virus, se reveló que el porcentaje de comunidades que las toman bajó de 43 a 25 por ciento, mientras las que no implementan estrategias de cuidado subieron de 39 a 54 por ciento.

La carencia de información certera y clara sobre la pandemia, explicada en el idioma de las comunidades, ha hecho también que los sentimientos de incredulidad, confusión y miedo aumenten entre los habitantes de estas localidades, a lo cual se suma que 40 por ciento de los entrevistados desconoce dónde está el centro de salud más cercano y 50 por ciento sabe que éste se encuentra a más de dos horas de camino.

Sin voluntad para detener y atender la pandemia, estamos ante las puertas de la catástrofe en algunas comunidades indígenas. Se trata de no ahondar los problemas estructurales y de no permitir que la pandemia sea un vector que profundice las desigualdades en los pueblos indígenas, subrayaron loscolectivos.