Superiberia

Orizaba.-‌ ‌ Ante una realidad en la que no se ha podido encontrar solución a un año de lucha contra la pandemia del SARS-CoV-2 se resaltó que tristemente México es uno de los países con un mayor número de contagios y muertes, por lo que se realizó el llamado para que no se vean las estadísticas de manera fría pues detrás de cada deceso hay hijos, padres, hermanos y no solo es un número más.
Sin la presencia de personas con algún padecimiento, en la catedral de San Miguel Arcángel se realizó la Solemne Misa por la Señora de Lourdes y la Jornada del Enfermos, misma que fue presidida por el Obispo de la Diócesis de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino, esta celebración inició después de las 13:00 horas en donde se cuido cumplir con todas las recomendaciones sanitarias.
“El señor nos anime a fortalecernos y crecer en la esperanza ante una realidad que no ha podido encontrar solución a un año de iniciar con esta situación del Covid-19, dolorosamente somos de los países con mayor número de casos, dolorosa situación en la que estamos llamados a construir espacios”, puntualizó.
Dijo que “esta jornada nos hace pensar en la enfermedad como una experiencia en la que se reconoce la vulnerabilidad y la necesidad de unos y otros; el enfermo no es una carga es un hermano, no es un gasto, es un hermano que merece dignidad y merece ser atendido, esta jornada nos anima a cultivar la cercanía misericordiosa comunitaria”.

Vecino