ORIZABA.- Únicamente siete de 77 empleados que fueron agendados acudieron a ser valorados para determinar si regresarían a trabajar luego de permanecer en resguardo domiciliario por más de cuatro meses a causa de la pandemia del Covid-19.

Esto, en franco desacato a las indicaciones de Servicios de Salud de Veracruz (Sesver), en donde se determinó que se valoraría a los 154 trabajadores adscritos a la Jurisdicción Sanitaria 7 y sus centros de Salud, sin contar al personal del Hospital Regional de Río Blanco, pues estos serían valorados en su centro de trabajo.

Circuló un supuesto comunicado de las diligencias sindicales, exhortando a los trabajadores a no presentarse a la valoración al considerarla una “arbitrariedad”.

El personal que se mantuvo en resguardo lo hizo con la anuencia del personal médico del ISSSTE, quienes les entregaron los justificantes para poder ausentarse de sus centros de trabajo.

Debido al desacato y a la indicación expresa de aplicar las sanciones económicas y administrativas, los representantes sindicales conminaron a los 77 trabajadores citados para este viernes, a presentarse a la cita de valoración, con la promesa de buscar sean reagendadas las citas de las 70 personas que no acudieron durante el día 20.