Washington.- Estados Unidos, recordó ayer  el “gran mal” del genocidio de Ruanda hace 19 años. Obama reiteró el compromiso de que “con los derechos humanos y el imperio de la ley, la protección de los más vulnerables y la prevención de atrocidades para que males como aquel no se vuelvan a repetir”.

Recordó a los más de 800 mil muertos víctimas de la violencia étnica y a “el número incontable de personas que continúan viviendo en el dolor y el trauma de sus pérdidas”.

El genocidio ruandés se desencadenó el 7 de abril de 1994 por la violencia etnia hutu contra la tutsi, comunidad que sufrió el mayor número de muertos.

 

Agencias