Orizaba – Después de casi seis meses de que el parque Castillo estuviera cerrado, los boletos se encuentran al fin trabajando.
Con plástico entre el cliente y el trabajador del lustre, limpieza continua en sus herramientas de trabajo, se encuentran haciendo frente a la pandemia, sin embargo, sus familias no pueden seguir siendo afectadas en materia económica.