ads
  • Se activan alertas de instituciones de Salud
  • Otros 20 internos son reportados como sospechosos 

Amatlán.- Un interno del Centro de Reinserción Social La Toma, murió el pasado jueves víctima del COVID-19, mientras tanto las autoridades guardan fuerte hermetismo.
Otros 20 internos se encuentran como sospechosos, lo que ha originando que las autoridades penitenciarias restrinjan las entradas a dicho penal.
El fallecimiento del recluso se dio a conocer durante la tarde del jueves, lo que además activó las alertas en las instituciones de Salud ya que los casos podrían incrementar.
Familiares de los más de mil internos, dieron a conocer que debido a que unos 20 más están reportados como sospechosos, se han restringido los ingresos.
Hasta el momento ninguna autoridad penitenciaria ha dado a conocer más información, confirmar o negarlo y que las medias de sanidad se están llevado a cabo.

*el tip
CASOS
Hasta el momento, el municipio de Amatlán, de acuerdo al reporte de la Secretaría de Salud, tiene 12 casos sospechosos y una defunción.

ads