Amatlán.- Al menos 500 uniformados de la Secretaría de Marina, Policías Federales, Policías Federales de Caminos, y de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, incluidos grupos antimotines, realizaron una requisa en el penal de La Toma, perteneciente al municipio de Amatlán, con el fin de localizar armas, drogas, teléfonos celulares y aparatos electrodomésticos en el centro penitenciario.

Desde las 8:30 de la noche de ayer, hasta entrada la madrugada de hoy, algunos de los efectivos se introdujeron al Centro de Readaptación Social,  donde llevaron a cabo acciones de localización de objetos prohibidos para los reclusos e incluso no se descartaba el traslado de algunos reos considerados peligrosos a otros penales en el estado e incluso del orden federal.

Y es que alrededor de 150 vehículos de las dependencias de seguridad arriba señaladas, se apostaron en la comunidad de La Toma, con la finalidad de blindar el sitio, notándose la presencia policiaca desde la comunidad de 20 de Noviembre hasta llegar al Cereso de Amatlán, donde en la periferia del mismo, se apostaron camionetas y vehículos de todas las fuerzas del orden, prácticamente rodeando el edificio.

Mandos encargados del operativo en el exterior, ordenaron a representantes de los medios de comunicación ahí reunidos, a no acercarse al penal, ya que podría representar un peligro a la seguridad de los presentes, ya que eran constantes los recorridos que mantenían tanto unidades de la Policía Federal como patrullajes de Seguridad Pública en toda la localidad, causando expectación de los pobladores.

Los mandos militares y policiacos, pidieron a los medios no tomar fotografías de frente del Centro de Readaptación, delimitando un área de al menos 100 metros para poder realizar la cobertura informativa, argumentando que no podían dar detalles de lo acontecido dentro de las instalaciones del penal, mencionando que en las próximas horas se emitiría un comunicado de prensa.

Camionetas de todas las dependencias de seguridad, permanecían varadas en el estacionamiento del lugar, con algunos elementos custodiando las afueras del sitio, fuertemente armados, llamando poderosamente la atención una tanqueta blindada de Seguridad Pública y un autobús donde presumiblemente se trasladarían a algunos reos, aunque hasta entrada la madrugada de este sábado, se desconocía lo incautado por las fuerzas del orden y el número de trasladados.

Será en el transcurso de las próximas horas, que mediante un comunicado oficial, se den a conocer el tipo de acciones llevadas a cabo, además, de aclarar si algunos de los sentenciados que permanecen internados fueron cambiados a otros centros penitenciarios del estado.

Se desconoció también si los custodios fueron sometidos a algunas revisiones debido al hermetismo de las autoridades que en todo momento vigilaban los movimientos del personal de los medios de comunicación.

Eleuterio Espinoza Benítez

EL BUEN TONO