Superiberia
  • ‘Queremos paz, pero una paz verdadera’
  • ‘Se tienen que respetar las leyes para que así, fruto de la justicia, haya una paz verdadera’

ORIZABA.- “Nosotros como ciudadanos queremos también asumir la demanda de nuestra comunidad: queremos paz, pero una paz verdadera, que sea fruto de la justicia no de la revancha, no de una estrategia intimidatoria, no de una arbitrariedad o violaciones a los derechos humanos”, expresó el vocero de la Diócesis de Orizaba, sacerdote Helkyn Enríquez Báez, al ser cuestionado sobre lo ocurrido el pasado sábado en la ciudad en materia de seguridad.
Consideró que las fuerzas de seguridad, si bien es cierto tienen que ser evaluadas, se debe efectuar el proceso en apego al Estado de Derecho, a los protocolos que se indican y con respeto a la autonomía que el municipio libre y soberano posee.
También añadió que se tienen que respetar las leyes para que así, fruto de la justicia, haya una paz verdadera.
Y agregó que se confía en las instituciones, pero también se sabe que, si se va suplir por unos días las fuerzas policiales, se tiene que hacer con una capacidad igual o superior y así experimentar los ciudadanos la tranquilidad y certeza de sentirse seguros.
“No debe ser este el momento para hacer uso de estos lamentables acontecimientos con fines políticos o electorales, sino buscando la paz y la justicia en Orizaba”, agregó.
Indicó que, así como otras instituciones, la iglesia se suma al clamor de paz, justicia y se pide: en todas las acciones se respete los derechos humanos de todos, incluyendo a ciudadanos y personas que son parte de las corporaciones policiales y de seguridad.

Vecino