Al procurador del Estado, Amadeo Flores Espinoza le preguntamos: ¿Qué más necesitas además de los videos -con los que llevas hoy ya un año- con las caras de los más de 18 delincuentes armados, y ahora también con las declaraciones de “El Chilango”, a quien para variar te lo detuvo la Marina y de manera directa señala a Reynaldo Bernardi Castelán, como quien les ordenara a él y a unos sicarios de los Z’s con quienes mantiene nexos como “El Pinocho”, “El Poca Luz” y “El Pájaro” vinieran a quemar las instalaciones de este diario por problemas legales por el derecho de paso en un rancho del señor Abella, donde efectivamente se encuentra un juicio del que debiste haber tenido ya conocimiento, ¿necesitas más pruebas Amadeo Flores para poder seguir -a un año del incendio- haciéndote tonto? de nada sirven tus corporaciones de policías estatales y judiciales con todo y tus edificios que para lo único que han servido es para que le pagues las rentas a ¡Juan Yunes!.

 

En el Blog EXPEDIENTE en su página web http://blog.expediente.mx el día de ayer salió publicada la nota que a la letra dice: 

 

Confesiones de “El chilango”  

*Quemaron “El buen tono”

*Rancho cordobés, en disputa

 

Luis Velázquez/Primera Parte

05 de noviembre de 2012

PASAMANO: A las 3 de la tarde del 11 de octubre del año que corre, Cristopher Fuentes Letelier, alias “El Chuletón”,  fue interrogado en audiencia pública por el licenciado Pedro Alberto Huesca Barradas, Fiscal Investigador Especializado adscrito a la Fuerza de Tarea de la Secretaría de Marina Armada de México del Operativo Veracruz Seguro. Huesca Barradas fue asistido por el licenciado Gerardo Montiel Hernández en el local que ocupa la Fiscalía y entre ambos dieron cumplimiento a lo ordenado en el artículo 134 del Código de Procedimientos Penales, en el sentido de comunicar al indiciado (“El Chuletón”) “los hechos que se les imputa, el derecho que tiene de comunicarse con quien desee hacerlo”. Se trató, pues, de un acta circunstanciada que sirvió de base para la configuración de los delitos cometidos por “El Chuletón”, y que fueran comunicados por elementos de la Marina, cuyos nombres aparecen en el expediente. Y, aún cuando de acuerdo con el procedimiento, la declaración siguió su turno al Ministerio Público, el acta circunstanciada sirvió de base para proceder contra el presunto responsable y, al mismo tiempo, para iniciar otras investigaciones que han cimbrado por ahora a la zona centro de Veracruz. La abogada defensora de “El Chuletón” fue María de Lourdes Velasco Córdoba.

De acuerdo con el documento, “El Chuletón” en ningún momento presentaba “huellas de lesiones externas recientes, siendo su media filiación la siguiente: mide un metro con setenta y cinco centímetros, de complexión media, tez blanca, cabello crespo color negro, frente chica, nariz recta, cejas semipobladas, boca mediana, labios delgados, bigote y barba, sin tatuajes, viste de camisa manga corta a cuadros color azul, pantalón de mezclilla color azul, zapatos color negros, sin tatuajes”.

BALAUSTRADAS: en el mismo documento se anexa la declaración de Ignacio Valdés Ramírez, alias “El Chilango”, señalado por cinco elementos de la Secretaría de Marina Armada de México. Su abogada defensora también fue María de Lourdes Velasco Córdoba, identificada con su cédula profesional número 2004882, expedida por la Dirección General de Profesiones de la Secretaría de Educación Pública. Al momento de la declaración, y de acuerdo con el acta circunstanciada, “El Chilango” no presentaba “huellas de lesiones externas recientes, siendo su media filiación la siguiente: mide un metro con setenta y cinco centímetros, complexión delgado, tez moreno claro, cabello lacio negro cano, frente amplia, cejas semipobladas, nariz recta, boca chica, labios delgados, viste de camisa color negra manga larga, pantalón a cuadros negros con gris, zapatos negros y presenta tatuaje de un conejo en el brazo derecho, lo que se asienta para debida constancia”. Luego enseguida, el expediente da curso a la declaración “del inculpado Gerardo Trejo Cruz, alias El Trejo”, de igual manera en la ciudad de Veracruz, ante el Fiscal Investigador, Pedro Alberto Huesca Barradas, y el Oficial Secretario, Gerardo Montiel Hernández, en el local propio que ocupa la Fiscalía. La abogada de “El Trejo” también es María de Lourdes Velasco Córdoba.

ESCALERAS: en el capítulo de “El Chilango”, dice de manera textual lo siguiente: “Otra persona que tiene relación con los Zetas es el señor Reynaldo Bernardi Castelán, padre de Reynaldo Bernardi Mánica, alias “El reynols”. Este señor nos ordenó a mí, junto con los sicarios de los Zetas, “El Pinocho”, “El Poca Luz” y “El Pájaro”, quemáramos el diario El Buen Tono, de Córdoba, Veracruz, propiedad de José Abella, con quien tiene un problema legal por un rancho. Nos dijo que si con eso no entendía que le diéramos piso, es decir, que lo matáramos”.

“Ese día nos vimos en su rancho que se ubica aproximadamente a cinco kilómetros de la ciudad de Fortín y se entra por el panteón municipal, donde nos hizo una comida. Yo tengo varios tráileres que robamos, gente de nuestra organización de Los Zetas. Los escondo en el domicilio de los señores Samuel Sánchez Bautista y Graciela Bautista Hernández, mismo que se ubica en la avenida Aldama entre calles Justo Sierra y bulevar 5 de Mayo, colonia Santa Cruz Buena Vista. Estas personas se encargan de pintarlos de diferente color para que no sean descubiertos, desconectar los chips y remarcarles los números de identificación. Se ocupan para transportar droga que compramos los Zetas”.

Firma, el inculpado, Ignacio Valdés Ramírez, alias “El Chilango”. La abogada defensora, licenciada María de Lourdes Velasco Córdoba. El Fiscal Investigador, licenciado Pedro Alberto Huesca Barradas, y el oficial secretario, licenciado Gerardo Montiel Hernández.

POSDATA: Más información en el blog.expediente.mx <http://blog.expediente.mx>