Córdoba.- Un empleado de la empresa Metalurve, causó la movilización de policías municipales, estatales y de la AVI con base en Córdoba, al reportar que fue sorprendido por dos armados, cuando conducía la camioneta de la empresa sobre la calle 24 y avenida 1, siendo amagado y llevado hasta cañales de 20 de Noviembre para despojarlo de más de 200 mil en efectivo, y luego liberarlo con todo y vehículo sin ser agredido físicamente.

Autoridades, señalaron que fueron alertados por encargados legales de la empresa Metalurve, alrededor de las 10:50 horas de ayer, exigiendo su presencia en sus instalaciones de la avenida 11 entre calles 28 y 30, acudiendo de inmediato varias patrullas municipales, estatales y ministeriales, ahí fueron notificados que se trataba de un robo perpetrado a uno de sus empleados.

Informado, que el trabajador Javier Francisco Rendón de 26 años, salió de sus instalaciones aproximadamente a las 08:40 horas de ayer, con la finalidad de dirigirse a la sucursal Bancomer ubicada a un costado de los Cinemagic, ya que realizaría un depósito de 220 mil en efectivo, sin embargo, al conducir una camioneta Hilux con logotipos de Metalurve.

Señala, que paró su marcha sobre la calle 24 antes de la avenida 1 esperando la luz verde del semáforo, fue en ese momento que dos tipos armados con pistolas se colocaron a su costado, para luego pasar al empleado a la parte de atrás de la unidad, donde fue amagado al ser tapado con un trapo en la cabeza y agachado sobre el asiento.

Minutos después, narra el agraviado, que fue llevado entre cañales por la zona de la congregación 20 de Noviembre, donde ya era esperado por otros cómplices de los hombres armados, fue en ese lugar que lo despojaron del dinero, para luego ser abandonado en el sitio, mientras los responsables se daban a la fuga, sin embargo le dejaron las llaves de la camioneta.

Indicando el afectado, que esperó no correr peligro para dirigirse de nueva cuenta a su lugar de trabajo, para explicar lo sucedido, fue así que varias autoridades se apersonaron hasta la empresa Metalurve, orientando a los representantes legales de la parte agraviada a que denunciara los hechos conforme a ley.

Asimismo, el trabajador sometido, informó que sus captores no lo agredieron físicamente pero escuchaba voces de mujeres, quienes le cuestionaban información acerca de sus patrones la familia Becerril Gómez, donde el empresario Abraham Becerril Gómez, funge además como consejero de la Canaco y vicepresidente del Consejo Coordinador Empresarial. 

MIGUEL GUERRERO M.

El Buen Tono