Córdoba.- Un ingeniero fue baleado por dos sujetos desconocidos quienes viajaban a bordo de una motocicleta, el tiro le entró a la altura de la espalda y le salió por el pecho, por lo que fue llevado de urgencias por unos conocidos al IMSS de Cosolapa donde le dieron los primeros auxilios fue canalizado y enviado a un hospital de la ciudad de Córdoba su estado de salud es grave.

Los hechos se dieron el día de ayer siendo aproximadamente las 17:30 horas cuando el ingeniero se trasladaba en su motocicleta, de Paso Nuevo municipio de Tierra Blanca a Cosolapa, cuando en el camino a la altura del Puente Juan Sánchez fue interceptado por dos sujetos quienes circulaban a bordo de una motocicleta color azul.

Los maleantes al parecer confundieron al ingeniero con un cobrador ya que le comenzaron a exigir el dinero, pero al ver que éste no traía nada de efectivo los ladrones se comienzan a molestar por lo que el joven ingeniero de nombre Marino Pulido Vargas de 24 años de edad intenta escapar de sus captores.

Por lo que acelera su moto a lo que los asaltantes disparan el arma y logran herirlo en la espalda, el disparo le entró a la altura del omoplato y salió por el pecho, el empleado del ingenio Constancia cae al suelo herido de gravedad por lo que los maleantes huyen del lugar con rumbo desconocido.

A los pocos minutos pasa por el lugar un autobús del Palmar y al ver el conductor de la unidad tirado al joven ingeniero, con la ayuda de una pasajera lo suben al pasaje y lo trasladan al IMSS de Cosolapa donde es ingresado y canalizado, pero como el empleado no cuenta con Seguro Social es enviado de urgencias a un Hospital de Córdoba para su atención médica.

En el área de urgencias del IMSS llegan familiares y amigos del empleado baleado para saber el estado de salud de su compañero de quien dijeron, que estaba becado y tenía aproximadamente unos 12 días de haber entrado a trabajar al ingenio, mientras era atendido el lesionado de bala.

La Policía municipal y los agentes de la agencia estatal de investigaciones realizaban un fuerte operativo en el lugar de los hechos, pero sin lograr ubicar a los ladrones, se espera que en cuanto esté mejor el lesionado pueda aportar más datos que lleven a la detención de los malandrines.

 

Julio Valdivia

El Buen Tono