Superiberia
  • Nadie está a salvo, dice

Orizaba.-‌ El vocero de la Diócesis de Orizaba, Helkyn Enríquez Báez, hizo un exhorto para que las acciones y estrategias que se realicen para pacificar la ciudad y la región sean en apego al Estado de Derecho.
“Estas acciones deben ser en apego al Estado de Derecho y a los Derechos Humanos para evitar violaciones a la tranquilidad de personas o de familias que pudieran ser acusados sin pruebas o también, a los cuales se podría detener de modo ilegal, lo cual hay que evitar”, puntualizó.
Manifestó, “sí, es cierto que se deben establecer las acciones necesarias, las investigaciones pertinentes, pero siempre con el respeto a la paz de las familias y sus Derechos Humanos”.
Lo anterior, ante la situación que se vivió desde el jueves en donde tres elementos de la Secretaría de Seguridad Pública fueron asesinados y, derivado de ello, se realizan operativos por las fuerzas armadas, además, tienen su base en Tugrablock desde las primeras horas de este sábado.
Ante ello, dijo, “en primer lugar se manifiesta solidaridad con las familias de quienes en cumplimiento de su deber perdieron la vida, manifestamos solidaridad con habitantes de la colonia Ferrer Guardia que vieron violentada su tranquilidad y, nos solidarizamos con las fuerzas armadas, especialmente con el cuerpo al que pertenecían los elementos que perdieron la vida”. 
“En estos tiempos necesitamos ser empáticos, es decir, solidarizarnos con el dolor de las personas que sufren, que se angustian y por eso si bien nos hace descubrir que en este estado de violencia que vivimos en Veracruz nadie está a salvo, puesto que incluso como lo hemos lamentado, los miembros de seguridad sufren este tipo de atentados, eso nos hace percibir la vulnerabilidad que tenemos como ciudadanos”, resaltó. 
Destacó, “como población seguimos pidiendo que se establezcan las medidas necesarias para la pacificación de nuestra sociedad y esto es cierto, implica la procuración de Justicia para aclarar los hechos que se han reportado”.

Vecino