• AFECTA AL 60% DE LA POBLACIÓN 
  • La suspensión de diversas actividades productivas daña al empleo y el poder adquisitivo

Orizaba.- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) emitió un mensaje que fue firmado por todos los obispos del país en donde pusieron de manifiesto que el número de pobres va en aumento, acercándose al 60 por ciento de la población nacional por lo que es urgente que todos los sectores competentes, es decir, gobierno, empresarios y sociedad, propicien la generación de condiciones que modifiquen el escenario desolador que se está viviendo resaltando que no se puede dejar morir a las fuentes de empleo.
En dicho comunicado, se mencionó que la suspensión de muchas actividades productivas está dañando el empleo y el ingreso de millones de personas que experimentan la apremiante necesidad de recursos económicos para subsistir por lo que es evidente la urgencia de promoción de la economía solidaria y del consumo local.
Recordaron que de acuerdo a la información oficial proporcionada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) son casi 10 mil empresas las que cerraron durante abril y mayo y con ello más de 12 millones de trabajadores dejaron de tener ingresos por lo que a esas familias o personas que necesitan ayuda para comer, a quienes no tendrán para el pago de colegiaturas, que temen por el cierre inminente de sus lugares de trabajo, a quienes tienen su negocio o tienda familiar y que no han podido abrir o vender entre otros, “les decimos: ¡no están solos!.
También, resaltaron que “el derecho a la información sobre el alcance real de la pandemia, en México como en todo el mundo, no puede ser limitado o restringido en modo alguno. La búsqueda de esta información, con todos los recursos disponibles, no sólo es un requerimiento técnico sino una obligación moral de quien tiene la responsabilidad de promover el bien común y dar certidumbre al pueblo cuando se encuentra desconcertado”.
Por lo que la Iglesia católica pidió al Gobierno Federal que proporcione información sólida y transparente sobre la extensión del contagio y su evolución, el número de muertes, que la aplicación de pruebas sea amplia, constante y expedita pues a pesar de las medidas implementadas las cifras de personas enfermas y fallecidas sigue en aumento.