CDMX.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pretende llevar al país a un sistema como el que tienen en Venezuela, con todas las dependencias militarizadas.

Como se recordará, ya puso al frente de las aduanas a personal de la Semar, además, ha colocado en puntos estratégicos elementos de la Sedena.

De igual manera, debemos tener presente que varias obras se las ha dado a personal del Ejército y deja a la deriva a los empresarios de la construcción, al privarlos de participar en las licitaciones y adjudicarse trabajos.

Es del conocimiento de todos que al personal de Sedena y Semar el gobierno les paga un sueldo, tiene techo y comida, además de que les proporciona la ropa; mientras que los constructores tienen que pagar sueldos de empleados, impuestos y a ellos los está dejando “morir” porque no tienen trabajo.

El 20 de diciembre anunció que la administración, operación del tren, de Tulum hasta Palenque, que son tres tramos, además del Aeropuerto de Tulum, el Aeropuerto de Chetumal, el Aeropuerto de Palenque y el Aeropuerto Felipe Ángeles de la Ciudad de México estarán a
cargo del Ejército.

Justifica al Ejército en las calles

Previamente, López Obrador aseguró que aunque sea criticado por militarizar al país son necesarios para enfrentar el problema de inseguridad que se vive en la República Mexicana. Aseguró que si hay alguna violación a los derechos humanos de parte del Ejército en tareas de seguridad pública se rectificará.

“Aunque me critiquen de que quiero militarizar al país voy a seguir insistiendo en que nos deben de ayudar las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, estoy convencido de que es necesario”.

Enfatizó el Mandatario, en ese sentido, que esta medida obtuvo el visto bueno en el Congreso de la Unión, porque se trató de una reforma constitucional.