• Pide tener fe y esperanza  
  • Inicia el Año Litúrgico y se celebra el primer domingo de Adviento 


Orizaba.- El obispo de la Diócesis de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino, en el primer domingo de Adviento y el inicio del Año Litúrgico realizó un llamado a la población para que tenga fe y esperanza en Dios, profundizar en la oración cuando el pueblo está en una crisis tremenda, cuando la vida se vuelve pesadilla ante problemas como la pandemia, la violencia, la pérdida de trabajo y otras situaciones dolorosas. 
Al inicio de la misa dominical del mediodía, en la catedral de San Miguel Arcángel, se hizo la bendición de la corona de Adviento y se prendió el primer cirio, como una manifestación del inicio de la preparación para la llegada de Jesús, el acompañamiento a María, quien dulcemente espera el nacimiento, la luz del mundo “que vive y reina por los siglos de los siglos”. 
El Obispo recibió el leccionario que contiene todas las lecturas de este ciclo litúrgico y agregó que “todos estos elementos nos animan a que el cristiano esté alerta a la llegada del Señor. La vida se nos puede hacer crítica, no solo por esta situación de la pandemia, que no se le encuentra cómo aplanar la curva”. 
“Por el dolor de haber perdido el trabajo, por otro tipo de enfermedades, la violencia, la vida se nos convierte en pesadilla; el Señor nos ha dado los elementos para enfrentar la vida con esperanza, Él nos anima a que aprendamos a vivir con fe”.