La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), aclaró que la comunicación que existe entre la Dirección General de Fomento a la Agricultura y la Cámara de la Industria de la Cerveza y de la Malta, se limita exclusivamente a facilitar la relación entre productores de cebada y representantes de la industria, con el fin de garantizar, en la medida de lo posible, el abasto y los compromisos de compra pactados, pero “es importante dejar claro que no se trata de una autorización a la industria cervecera para mantener o reanudar la producción”.

En un comunicado de prensa, la Sader destacó que sus funciones, en el caso que se refiere, son únicamente las de convenir con la industria que se compre la cosecha, “puesto que los agricultores no tienen la capacidad de almacenar el grano”.