• Señala la Iglesia

ORIZABA.-  Ante la actitud negligente de algunos ciudadanos y la mala interpretación del semáforo epidemiológico, la enfermedad del SARS-CoV-2 se fortaleció dando como resultado el incremento de casos y que en algunos municipios se regresará al color rojo, ante ello, la diócesis de Orizaba seguirá postergando por tiempo indefinido la apertura de las iglesias.
“Los semáforos ha sido mal interpretados por una parte de la población que supone que la enfermedad desaparece o baja, cuando nosotros sabemos que obedece a otras circunstancias, ya sea de infraestructura hospitalaria como de reactivación económica” 
Era evidente que al relajarse las medidas “y también ante la actitud negligente de algunos ciudadanos pues se fortalezca nuevamente la enfermedad, no se ha podido aplanar la curva, ni siquiera se trata de rebrotes si no de un fortalecimiento del ciclo de la pandemia”. 
Se sigue postergando por tiempo indefinido la apertura de las iglesias
Nunca se emitió un comunicado oficial por parte de la Curia Diocesana refrendada por el Obispo o el Vicario General o el Secretario Canciller sobre la intención de abrir las iglesias.
“Nosotros como Diócesis somos responsables y por eso es que hacemos un discernimiento en base no solamente al semáforo sanitario, también a las circunstancias que permitan la protección de las comunidades, la prevención de un contagio, entonces, nos hace entrar en discernimiento y ante el anuncio del semáforo en rojo por supuesto que se sigue postergando por tiempo indefinido la apertura de las parroquias y el modo en cómo se va hacer”.