México D.F.- En un partido de beisbol entre funcionarios de la Secretaría de Hacienda y legisladores priistas, en su mayoría, marcó el inicio del ambiente de negociación del paquete económico 2013, en un campo del Sindicato de la Secretaría de Salud, al sur de la Ciudad de México, donde el equipo de Emilio Gamboa ganó por 20 carreras a 11 a la novena de José Antonio Meade.

Como refuerzo de los “Hacendarios”, participó el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, quien al correr a la primera base, en dos ocasiones, fue “ponchado” en jugadas en las que el líder del PRI en el Senado, Emilio Gamboa Patrón, fue el jugador determinante para sacarlo de la jugada.

– Fuiste mi verdugo-, dijo Carstens a Gamboa cuando se abrazaron al final del partido, en un ambiente general festivo.

– Cuando vayas al Senado a comparecer vas a ver la diferencia, en el trato que te voy a dar-, contestó el priísta.

A las 10 de la mañana la crema y nata de la Secretaría de Hacienda estaba a la espera de que se reuniera el equipo de legisladores priístas, que portaban uniformes sin nombre, mientras que los “Hacendarios”, disciplinadamente formados portaban vestimenta beisbolista de buen corte, con su apellido en la espalda. La línea de los funcionarios, encabezada por José Antonio Meade, el secretario del ramo, presentaba un retrato de gente joven.

Los legisladores, diputados y senadores priistas tenían en su alineación generaciones de personas maduras y jóvenes, que descansaron en el brazo de Carlos Rojas Gutiérrez. En tres entradas, el ingeniero “ponchó” a toda la línea de economistas que tienen hoy el control de las finanzas públicas del país.

 

agencias