• La casa de estudios tiene 15 días para aclarar situación
  • Alumnos y padres de familia llevan dos meses denunciando las anomalías que hay en el plantel.

Orizaba.- Se quedan inconformes padres de familia y estudiantes del nivel bachillerato de la autoridades de la Universidad Popular Autónoma Veracruzana (UPAV) al ser testigos de cómo las autoridades ‘apapacharon’ al director del plantel, Óscar Damián León, lo que corrobora los dichos de esta persona que asegura está “bien parado”, además de que los pretenden obligar a pagar y realizar los trámites de la denuncia correspondiente, lo que no les dejó un buen sabor de boca. 
Tras la reunión que sostuvieron con Armando Moreno y Eliza Viveros Saldaña, personal de la rectoría de la Casa de estudios, se firmó una minuta en donde se acordó que tendrán 15 días para implementar las medidas necesarias y urgentes para erradicar la presunta corrupción que se presenta en Ciudad Mendoza, en las instalaciones que ocupan de la Secundaria Ignacio Manuel Altamirano de lo contrario no descartaron manifestarse.
Graciano Illescas Téllez, presidente de CIMA A.C, explicó que tras el diálogo se acordó darles un tiempo como beneficio de la duda, pues desde hace dos meses que dieron a conocer los hechos, el director del plantel sigue inamovible, lo que pudiera presentarse como un indicio de que no pasa nada. 
“En esta reunión se exigió una vez más un freno total a la corrupción que se está viviendo en este plantel, porque a nosotros no parece demasiado incongruente que desde hace dos meses que pedimos que se tomarán cartas en el asunto continúa, parece que lo están solapando”.
Sobre el tema, el padre de familia Vicente dijo que no quedó satisfecho pues “estoy seguro que no vinieron a solucionar el problema de tajo, vinieron nada más a ver de qué manera suavizar las cosas y esta persona siga haciendo sus enjuagues”, incluso explicó que en la reunión el director se paseaba, estaba en el teléfono, no estaba atento a modo de burla pues en todo el tiempo estuvo a las risas, de manera retadora y descarada, mientras las personas que llegaron sólo le daban palmaditas en el sentido, no te preocupes no pasa nada.