Superiberia

Córdoba.- El servicio postal mexicano ha disminuido su actividad ante el incremento de empresas privadas que se dedican a este servicio “y cartas de amor, ni pensarlo”, señaló Francisco Solano, cartero desde hace más de 30 años.
Reconoció que los trabajadores postales son los que han mantenido el interés en que se mantenga el servicio, pues la competencia con otras empresas es considerable al explicar que es el tiempo de entrega con lo que más batallan, debido a la falta de vehículos o
personal.
“Es más rentable enviar un paquete por Sepomex que por paquetería privada, el costo es abismal, aunque en tiempo sí es donde se nos complica”.
Lo que ha salvado a la empresa es la contratación de tiendas departamentales que entregan estados de cuenta y enfatizó que es poco el envío de paquetes grandes debido a que tardan más tiempo.
“Las cartas han quedado atrás, pues los medios digitales lo han desplazado, ya nadie envía cartas de amor, pero lejos de ello, no desaparecerá el Servicio Postal Mexicano”.

Vecino