Clare Bronfman, la heredera del imperio de destilerías Seagram, fue condenada el miércoles a 81 meses de cárcel, tras declararse culpable de dos delitos en el marco del escándalo de la secta de esclavas sexuales Nxivm.

La pena es dura, ya que los fiscales de la corte federal de Brooklyn pedían cinco años de cárcel para Bronfman, de 41 años.

En 2019, la heredera se declaró culpable de fraude con tarjeta de crédito y de haber escondido a un inmigrante para ayudar a la organización creada por el gurú Keith Raniere.