La Arquidiócesis de México lamentó que en la actualidad los sindicatos mexicanos no gocen de buena fama.

Gran parte de la sociedad siente desconfianza de los grupos gremiales y consideran que su actuar es corrupto, poco honesto y carente de solidaridad con los trabajadores.

De acuerdo al semanario católico Desde la Fe, publicado por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), en su editorial titulado: “Sindicalismo en México, un llamado a su origen”, a los sindicatos se les ve como fuerzas políticas que se venden al mejor postor y que han sido secuestrados por sus líderes inmorales que han logrado eternizarse y generar formas de poder contraria a la naturaleza de los gremios.