Vivimos en una etapa de la vida donde hemos ido aceptando poco a poco todas las cosas malas que hoy nos rodean.

La verdad es que la sociedad no se echó a perder de la noche a la mañana, fue un proceso de años (no sabría si muchos o pocos) pero definitivamente al agarrar un libro de historia y ver el adelanto de nuestra sociedad, nos podemos dar cuenta que hemos avanzado mucho en cuestiones tecnológicas pero hemos perdido mucho en cuestiones humanas.

Si vemos la historia humana de principio a fin, nos daríamos cuenta que antes la gente era más estricta en su manera de vestir, hablar, dar su palabra, limpieza o cualquier aspecto que requiera algo de moral, pero conforme la historia va avanzando, podemos observar cómo nuestro deterioro es gradual, aceptando poco a poco modas que después de ser normales nos llevan a aceptar nuevos estilos hasta llegar al punto de vestirnos mal o nada comparado como la gente se vestía antes.

Lo mismo pasa en cualquier ámbito en el que asignemos esta observación.

Hemos ido tomando las cosas poco a poco hasta llegar ha aceptar grandes crímenes y no hacer nada, o llegar a una ciudad tan sucia y contaminada con todas sus calles llenas de basura como lo es México, D.F., la verdad es que este lugar no se ensució de repente, lo que pasa es que la gente tiene esa tolerancia de vivir en un ambiente tan contaminado porque poco a poco lo fue haciendo hasta que para ellos fue normal, y ahora así les gusta vivir.

También observamos cómo antes, en la historia, el decir una mentira era despreciable y odiado y peor aún era señalado como un traidor, por eso era asesinado, por su falta de dignidad personal.

Hoy en día, nuestro presidente o muchas personas dan discursos y dicen mentiras ante millones de espectadores y los medios las publican al día, y nosotros simplemente las aceptamos, sabemos que esa información es falsa, sin embargo, no hacemos nada al respecto.

Hemos entrado en un acuerdo con esta forma de vida, pues aceptamos una mentira en algún momento de nuestra vida, y luego otra, y cuando nos damos cuenta aprendimos a mentir nosotros también, hasta llegar al punto donde cerramos muy fuerte los ojos esperando que esa falsedad sea verdad para creérnosla.

Y así como nos hemos negado a nosotros mismos, así algún día seremos falsos.

Así nos tapamos los ojos y nos hacemos creer algo que sabemos que no es verdad, así un día nuestra verdad va a desaparecer y vamos a acostumbrarnos a vivir en una mentira existencial y también, en el peor de los casos, no vamos a saber qué es vivir en la verdad.

Defiende lo que sabes que es real, y recuerda que si aceptas algo en la vida, estás abriendo la puerta para un cambio.

Espero que ese cambio sea el correcto.