• abogadas y defensoras de los derechos humanos

Orizaba.- Debido al activismo que realizan las defensoras de los Derechos Humanos, éstas a pesar de no sufrir una persecución como tal, sí les ponen más piedritas en el camino en las fiscalías y demás centros de justicia, sobre todo quienes además son abogadas, manifestó una integrante del Colectivo de Marea Verde Altas Montañas.
Es de recordar que en la Cámara de Diputados de San Lázaro y con todo el apoyo de los grupos parlamentarios, se aprobó la reforma para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, aunque dicha medida se realizó sin recursos, pues no hay financiamiento que sustituya a los eliminados fideicomisos que atendían a ambos grupos.

  • para saber
    Debido a la pandemia del Covid-19, el 81 por ciento de las defensoras se han tenido que confinar y 22 por ciento lo han hecho bajo condiciones muy estrictas, lo anterior de acuerdo a los datos preliminares del mapeo sobre el impacto de la pandemia en Mesoamérica.


Ante ello, la entrevistada manifestó que en el ejercicio de su profesión como litigante y al presentarse a las instituciones encargadas de impartir justicia “si bien nos tratan con respeto, porque ha sido un trabajo de mucho tiempo, a veces sí nos señalan y nos tratan de poner un poquito de más piedritas en el camino”.
Dijo que es difícil realizar el trabajo diario, porque “nos ven como si los atacamos sin razón, pero, pues no es así, más bien, nosotros tratamos de denunciar lo que se debería hacer y lo que no se hace y de acuerdo a la misma Ley”.
Recordó que su activismo, e incluso, su profesión, está ligada, pues en el tema de la defensa de los derechos humanos de las mujeres deben “recibir un servicio con la integralidad y en los términos que señala la Ley y si tú haces tu trabajo, yo no tendría que decir que no lo estás haciendo”.