• Los niños atendidos hoy en día tienen una sobrevivencia mayor al 70 por ciento, relativamente alto en comparación a hace años en que apenas resistía el 22 por ciento.

Orizaba.- El cáncer es una enfermedad curable, la detección temprana, el diagnóstico oportuno y el correcto manejo de la misma pueden mejorar el pronóstico del niño y aumentar las posibilidades de cura, tal es el ejemplo positivo de tres pacientes pediátricos (dos niños y una niña) que padecían cáncer y fueron dados de alta, en el Hospital General Número 1 en Orizaba, luego de un proceso de superación de la enfermedad.
Víctor Hugo Cabrera García, oncólogo pediatra, refirió que los menores de edad se encuentran en vigilancia médica aunque su evolución sea positiva, sin descuidar a los 29 infantes que aún son atendidos en el hospital, “ante la contingencia sanitaria se tiene especial cuidado de los niños porque su sistema inmunitario está debilitado, por lo que son susceptibles a cualquier contagio”.
“Desde el inicio de la pandemia se establecieron estrategias para disminuir su estancia en el hospital, tanto en forma ambulatoria como internamiento, dándoles tratamiento oral por dos meses para que ese tiempo estén en sus casas”.
Cabe señalar que el cáncer es la primera causa de muerte infantil por enfermedad y el segundo motivo de fallecimiento en general, sólo después de los accidentes, por lo que una situación de esta naturaleza alienta al personal que hace posible que se tengan resultados positivos, sobre todo en algunas áreas de alta especialidad.